Historia de la arquitectura: Roma.

April 3, 2019

 

Antecedentes históricos


Los Etruscos
El pueblo etrusco es la primera cultura establecida en el actual territorio italiano, en la ciudad de “La Toscana”, en ella se dieron avances significativos que son ahora parte del patrimonio artístico y cultural de la humanidad. Llegaron a ser una gran potencia naval, utilizando este poderío no solo en guerras contra los celtas y los griegos, sino que fueron grandes comerciantes marítimos. Se cree que fue después de la unificación de los etruscos del norte y los sabinos del sur que se dio la fundación de Roma. Los conocimientos desarrollados por los etruscos en campos del arte, arquitectura e hidráulica que son utilizados hasta nuestros días. La  aportación más importante de esta cultura antigua es la invención del “Arco”, que es una estructura que da gran estabilidad a las construcciones. También utilizaron la bóveda y la cúpula en la edificación de sus templos y tumbas. Estos sistemas fueron utilizados posteriormente por los romanos en casi todo tipo de construcciones.  

 

 

Primeros gobernantes


Después de la fundación de Roma en el año 753 a. C. se tuvieron varios sistemas de gobierno, primero fue una monarquía, posteriormente una república, y finalmente un Imperio. Siendo esta época en la que las constantes campañas militares provocaron su crecimiento territorial por casi toda Europa, parte de África y Asia. El primer emperador durante el imperio fue César Augusto (27 a. C.-14 d.C.) durante su gobierno, reformó el sistema tributario, construyó redes de caminos para comerciar y creó un sistema de mensajería. Creó un ejército pretoriano, no solo para la expansión del imperio, también se utilizaba para la seguridad dentro de la ciudad y para combatir incendios. Sus logros son relatados en un documento llamado “Los escritos del divino Augusto”. Tras su muerte el senado le confirió un status casi divino, siendo adorado por la mayoría de la gente; sus nombres serían adoptados por todos los emperadores posteriores. Y cambiando el nombre del mes “Sextilis” por Agosto en su honor.  
César Augusto fue fundador de una dinastía que terminó en el año 68 d. C. cuando Nerón comienza un gobierno caracterizado por constantes crisis e inestabilidad política y social; y aunque ordenó la construcción de diversos teatros, promovió los juegos y pruebas atléticas, y se preocupó por extender la cultura por toda Roma, se le recuerda más por sus extravagancias y tiranía. Además algunos historiadores de la época le atribuyen  el gran incendio en la ciudad en el año 64 para reconstruirla a su propio gusto, por lo que aumentó los impuestos para conseguirlo.


Constantino I “el grande” (306 d. C-337d.C.), fue el último emperador del imperio, quien ordenaría que el cristianismo fuera la religión oficial en Roma mediante el “Edicto de Milán” en 313 d. C. Fue fundador de la ciudad de Bizancio (actual Estambul en Turquía) a la que también llamó Constantinopla. Se encargó de que esta nueva ciudad fuera tan grande y espectacular como Roma, construyó templos cristianos como el de Santa Sofía o el de Santa Irene. Fue a partir de su conversión al cristianismo y la construcción de numerosos templos que surge la llamada “Arquitectura Paleocristiana”.
 
Determinantes sociales e ideológicas


Económicas, religiosas, políticas.
La arquitectura romana tenía como objetivo no solo construir grandes templos religiosos, la difusión de la cultura con la construcción de foros y teatros y los llamados “circos” para diversión del pueblo en tiempos de crisis.  También tenía que reflejar el gran poderío, majestuosidad y riqueza del imperio; el cual se extendió por gran parte de Europa, el norte de África y el este de Asia, por lo que la arquitectura romana no solo creció en cantidad sino que también en diversidad, es decir, construcciones que surgían a partir de nuevas necesidades, para recordar triunfos militares, o edificios públicos. Así surgieron: los “Anfiteatros”, hechos para la difusión de la cultura y representaciones teatrales, las “Termas”, que eran baños para uso público, los “Arcos Triunfales” y “Obeliscos”, construidos para recordar la victoria en alguna guerra o algún general del ejército que contribuyo a la expansión del imperio, las “Basílicas” que era la sede de la suprema corte y donde se impartía la justicia, y los “Circos”, en los que se representaban batallas épicas. Además de la arquitectura hecha para el benéfico de toda la población como los puentes, acueductos, calzadas, templos religiosos y panteones.    
 
Técnicas y materiales de construcción


Hormigón y el arco estructural
Los arquitectos romanos fueron herederos de los sistemas constructivos de los etruscos y adoptaron también sus conocimientos de hidráulica, lo que ayudó a drenar las ciénagas en Roma y en la construcción de acueductos monumentales para el abastecimiento de agua a la ciudad. Estos acueductos hechos con bloques de granito sin mortero, se levantaban a 28 metros sobre el nivel de calle a lo largo de varios kilómetros sobre la ciudad. Lo que le daba su gran estabilidad, era el uso del arco, también desarrollados por los etruscos, Aun se conserva el Acueducto de Segovia, construido en el año 100 a. C.  


Los romanos también fueron influenciados por los órdenes clásicos griegos, el dórico, el jónico y el corintio. Los que utilizaron en gran cantidad de sus edificios y decoraban con estatuas también muy parecidas a las griegas. Con el tiempo los romanos crearon sus propios órdenes: el orden Compuesto y el orden Toscano. Y fueron los pioneros en el uso del Hormigón, este era colado en un encofrado de ladrillo para dar mayor estabilidad a muros y arcos, además de ayudar a los arquitectos a utilizar formas curvas y más audaces en el diseño de los edificios. Un ejemplo de esto es la gran cúpula del Panteón de Agripa, la más grande del mundo.
 
Templos y arquitectura  representativa


El Coliseo
Hacia el año 69 d.C. Roma vivía tiempos de caos y crisis; el emperador Tito Flavio Vespasiano con el fin de apaciguar a las masas, ordenó la construcción de un anfiteatro público. Que posteriormente llevaría su nombre, “Anfiteatro Flavio”. Cuando el anfiteatro abrió sus puertas, los festejos duraron 100 días; en los que se llevaban a cabo batallas de hombres contra hombres, hombres contra animales, incluso se inundaba el centro del Coliseo para escenificar batallas navales. Con una capacidad de 50,000 personas, su eficiente sistema de asientos escalonados y accesos y pasillos, sigue siendo un  modelo de diseño de estadios en la actualidad. Cerca del anfiteatro se erigía una estatua de 40 metros de altura dedicada a Nerón, fue esta escultura “colosal”, la que le dio su nombre popular.
 
El Panteón de Agripa
Originalmente construido (125 d.C.) y dedicado a los siete dioses romanos, fue convertido en una iglesia cristiana siglos después. Popularmente conocido como “La Rotonda”, fue una de las primeras construcciones con hormigón, y su gran cúpula artesonada sigue siendo un gran ejemplo de la ingeniería romana, ya que es la más grande del mundo, su diámetro es de 43.44 m.  Además de contar con un óculo de 8.9 m. en la cúspide que permite iluminación natural. 
 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Oscar Adirán Dander Sánchez (2012), Historia de la arquitectura I, Estado de México, México. Red Tercer Milenio.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes